Tiene zar del juego 'palanca' del Clero

Interceden prelados ante autoridades para favorecer a dueño de casinos

José María Guardia, conocido como "el zar del juego", ha intentado impulsar sus actividades empresariales y obtener permiso para portar armas de fuego a través del apoyo de diversos jerarcas de la Iglesia católica.

En sendas cartas de recomendación remitidas a la Secretaría de la Defensa Nacional y a la Policía Federal Preventiva en junio del 2001, el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Abelardo Alvarado, avala al empresario, dueño de centros de apuestas en al menos cinco estados del País y del Hipódromo de Ciudad Juárez.

"Nos dirigimos a usted por la presente, para recomendar ampliamente al C. José María Guardia López, persona a la que conocemos desde hace tiempo y a quien consideramos como un sujeto digno de confianza, responsabilidad ciudadana, comprometido con las causas más pobres y de recta intención", señala un párrafo que se repite en las dos misivas.

"La presente la extendemos a petición del interesado pues sabemos que desea obtener una licencia para portar armas de fuego, según la ley correspondiente, ya que en otras ocasiones ésta le ha sido otorgada y la requiere por su trabajo, pues es el concesionario de la Federación para operar en el Hipódromo de Cd. Juárez en el Edo. de Chihuahua", explica la carta dirigida a la Defensa.

También en junio del 2001, y apoyado en recomendaciones extendidas por Monseñor Alvarado y el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, Guardia intentó persuadir al Alcalde de Monterrey, Felipe de Jesús Cantú, para que el Ayuntamiento autorizara un local de apuestas en el centro de la ciudad.

A cambio de la autorización, Guardia ofreció al Cabildo regiomontano un donativo de hasta 50 mil pesos mensuales para el DIF y propuso a los funcionarios públicos llevarlos a conocer su negocio en Ciudad Juárez, con todos los gastos pagados.

Guardia está vinculado con Sandoval Íñiguez en una investigación sobre presunto lavado de dinero que está en manos de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR.

Dentro de la averiguación, iniciada en agosto tras una denuncia del ex Procurador Jorge Carpizo, la PGR solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores un reporte, desde 1996 a la fecha, de todas las cuentas bancarias y operaciones financieras del Cardenal, así como de su mamá, fallecida en diciembre del 2000, y de 10 hermanos del prelado.

En el documento también se pide una relación de los movimientos bancarios o crediticios realizados por Guardia y por José Antonio Ortega Sánchez, abogado de Sandoval Íñiguez en las pesquisas que realizó la PGR sobre la muerte del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo.

Un reporte de la averiguación de la PGR identifica a Guardia como Comendador de la Orden Santísimo Salvador de Santa Brígida.

En marzo pasado, el empresario, junto con el presidente del Episcopado, Luis Morales, y el sacerdote Luis Barrera, fue condecorado por la superiora de esa orden religiosa, Tekla Famiglietti, en agradecimiento por sus gestiones ante el Presidente cubano Fidel Castro para que aceptara el establecimiento de esa orden en la isla y por disponer de una propiedad en La Habana para un seminario.

 

Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo