Acusan a Obispo de malos tratos

Sergio Hernández / Reforma

Intentan acercamiento con prelado. Aseguran hijos de sacerdote nayarita que religioso les impide recibir herencia

GUADALAJARA / Jalisco.- Los hijos del extinto sacerdote católico Silverio Salcedo Peña sólo han recibido malos tratos y hasta groserías de parte del Obispo de Tepic, Alfonso Humberto Robles Cota, al tratar de participar en la herencia de su padre, que asciende a los 3.5 millones de pesos, revelaron ayer los descendientes del Prelado.

Durante una entrevista en su vivienda de Guadalajara, José Gerardo, de 36 años de edad; Octavio Macario, de 38, y Héctor Javier Salcedo, de 45, comentaron que hace tres semanas intentaron hablar con el Obispo, pero el Prelado dijo desconocer que el Padre Salcedo tuviera hijos, a pesar de que Héctor ya había hablado con Robles Cota tres años atrás.

"Nosotros le dijimos (al Obispo) que sabíamos que la secretaria del templo iba a recibir un porcentaje de las cuentas bancarias y que lo iba a trasladar al Seminario, entonces fuimos a hablar con la intención de decirle que nosotros nunca habíamos recibido nada de nuestro papá, que si fuera posible recibir algo de ese dinero.

"El Obispo nos dijo que no podía hacer nada por eso, que él ni siquiera estaba metiendo las manos, pero sabemos que la secretaria del templo está siendo apoyada por la Iglesia de Tepic", dijo Héctor.

Comentó que en agosto de 1999, dos meses después de la muerte de su padre, fue con el Obispo de Tepic a pedirle ayuda económica para su madre enferma, y sólo recibió malos tratos por parte de Robles Cota.

"El Obispo me dice que vaya a Tepic, me encuentro yo con él y me trata mal, hasta grosero, me dijo que mi padre no había dejado nada y que él no se iba a hacer responsable de lo que yo necesitara.

"Entonces yo tuve que conseguir 200 pesos prestados con un primo para pagar el transporte de regreso, siendo que el Obispo me había dicho, cuando hablé por teléfono con él, que me iba a dar lo del pasaje", dijo Héctor.

REFORMA publicó el lunes que el sacerdote Silverio Salcedo Peña, reconocido por su labor pastoral en Tepic, dejó al morir cerca de 3.5 millones de pesos en cuentas bancarias, además de una serie de propiedades que aún no terminan de contabilizarse, herencia que ahora se disputa entre la secretaria del padre, los 6 hijos de Salcedo, y la hermana del prelado.

Héctor Salcedo recordó que hoy el juzgado Segundo de lo Civil, con sede en Tepic, podría determinar si tienen derecho a participar en la herencia del sacerdote.

Silverio Salcedo registró a sus hijos ante el Registro Civil con su apellido por lo que ellos dicen no tener problema alguno para comprobar su parentesco, y que incluso están dispuestos a hacerse una prueba de ADN.

Héctor mencionó que la existencia del celibato en la iglesia Católica pudo haber sido la causa por la cual él y sus hermanos vivieron con muchas carencias.

"La condición humana te lo exige, no podemos ocultar nuestra conformación humana, esa negación fue nuestra desgracia (el celibato), el vivir de una manera paupérrima, sin sentimiento de un padre, de una paternidad, de un afecto paterno", expresó.

 

Fuente: Periódico Reforma
Fecha: 13 de noviembre de 2002
Sección: Estados
Pág.: 26