La Cienciología se toma en serio: quiere ser Iglesia

Juan Carlos Rodríguez

Esta organización ha efectuado en estos días una serie de exposiciones y conferencias que ha contado con la presencia de varios funcionarios del Estado, ello con el fin de promoverse y conseguir su registro como asociación religiosa.

En Francia fue juzgada por homicidio y estafa (1996); en Grecia el gobierno ordenó su disolución (1997); en Alemania fue calificada de "peligrosa y con tendencias totalitarias" (1998), mientras que, en España, la Audiencia Nacional le entabló juicios por asociación ilícita. Es la Iglesia de Cienciología, organización de origen estadunidense que este mes ha realizado una serie de exposiciones y conferencias que ha contado con la presencia de funcionarios de la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Seguridad Pública del DF, la PGR y Naciones Unidas.

La Dianética
Fundada en 1954 por el escritor de ciencia-ficción L. Ronald Hubbard (1911-1986), la Cienciología está basada en la Dianética, un método terapéutico que asegura curar todas las enfermedades mentales y los padecimientos orgánicos. De acuerdo con los principales textos de la organización, esta terapia consiste en liberar a la persona de los engramas (traumas, ansiedades, tensiones y dolores) hasta hacerla un ser perfectamente equilibrado, seguro de sí, capaz de autodeterminarse y libre de todo dolor físico y mental.

Este estado se alcanza por medio de "tecnologías" y cursos especiales que proporciona la Iglesia de Cienciología. Dos de las principales herramientas son la "auditación" (una sesión de preguntas para explorar los traumas del auditado, que se realiza con ayuda de electrodos que registran los impulsos nerviosos) y la "purificación" (ejercicios físicos para eliminar sustancias tóxicas del organismo y sesiones de baño sauna, tras lo cual se administran vitaminas y aceites)

"El problema no es si funcionan los programas, sino que muchas personas terminan perdiendo todo su dinero en el intento de purificarse", señala César Mascareñas, director de Investigaciones Médicas del Instituto Cristiano de México. "Para llegar al estado máximo de liberación (thetán operante, en el argot de los cienciólogos) tiene que pasar un largo proceso de purificación, y esto lleva una gran cantidad de auditaciones. En México nosotros tenemos documentado que cada auditación cuesta entre 800 y 900 pesos", informa.

–Pero la gente es libre de invertir su dinero como mejor le parezca...

–Cierto. El asunto es que ellos se ostentan como Iglesia, y la ley de cultos en México señala que las organizaciones religiosas no deben perseguir fines de lucro. Pero eso es lo de menos: la Cienciología está catalogada como una secta destructiva no sólo por el uso de técnicas de manipulación psicológica, sino que provoca daños en la personalidad de los individuos.

–¿Y hay pruebas de eso?

–La Iglesia de Cienciología es quizá la organización religiosa más demandada por trastornos psicológicos en el individuo. Los casos más sonados han sido el suicidio inducido del joven francés Patrice Vic (1996) y el de Lisa McPherson, una estadunidense que fue encerrada en un centro de dianética en Florida y murió por deshidratación (1995).

Bajo la consigna de "una civilización sin demencia, sin criminales y sin guerra", Cienciología cuenta con unos 700 centros de Dianética en 70 países, y reportan tener unos 8 millones de adeptos. A México llegaron a mediados de los años setenta, sin embargo no han logrado obtener su registro como asociación religiosa, por lo que operan en calidad de asociación civil.

En el intento por conseguir su registro, la Iglesia de Cienciología ha recurrido a varios especialistas prestigiados para que emitan un dictamen que los acredite como una organización religiosa. Uno de ellos es Elio Masferrer, investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones.

En entrevista, el antropólogo sostiene: "El mecanismo de la Dianética es hacer que la gente traiga de vuelta sus problemas emocionales. El problema es que cuando la persona vuelve a tener presente los conflictos que quizá ya tenía controlados, si no está siendo atendida por un profesional de cierto nivel, puede ser que le produzca una desestructuración muy fuerte de personalidad. Y si el grupo no consigue ayudarla, la persona entra en una situación de crisis muy delicada que puede llevar a suicidios como los denunciados en Europa".

Masferrer cuenta que cuando los cienciólogos fueron a verlo para pedirle un dictamen, les dijo que antes necesitaba hacer un estudio de campo dentro de la organización. Sin embargo, los seguidores de Hubbard rechazaron la petición argumentando que se necesita estar "purificado" para entrar. "A los especialistas en religión nos llama mucho la atención los cobros tan altos por los programas de iniciación y de cambio de estatus. Para pasar de un nivel a otro pueden cobrarle hasta 2 mil dólares", apunta.

 

Alma extraterrestre

Las obras escritas por Hubbard refieren que el alma de los seres humanos viene un planeta que explotó hace millones de años y encarnaron en los habitantes de la Tierra, "una cosa parecida a la de Superman y el planeta Kriptón", refiere Masferrer. "El elemento de fondo es que estas almas están intoxicadas y pueden descontaminarse (clear) a través de la Dianética. Pero para tomar esos cursos se debe firmar un contrato, cuya letra chiquita dice que la organización puede reclamar el pago de dinero si quieres salir de ella", agrega.

Como escritor de ciencia ficción, Ronald Hubbard hizo guiones para películas, lo que lo acercó a grandes figuras de Hollywood. De esa experiencia resultó que actores como John Travolta, Dustin Hoffman, Tom Cruise y Nicole Kidman abrazaran la Cienciología, algo que más tarde hicieron Nicolas Cage y Lisa Presley, hija de Elvis. En México, una de las estrellas del espectáculo que practica la Cienciología es Johnny Laboriel.

 

Cienciólogo desde hace 25 años

"Yo descubrí algo fantástico", dice el cantante en charla telefónica. "Las drogas deforman la personalidad y envenenan las relaciones. La Dianética me ayudó a salir de la drogadicción, a manejar mis emociones, me hizo más hábil y más capaz". Con 10 años sin probar alcohol, Laboriel asegura que es cienciólogo desde hace 25 años, lo que le ha ayudado a mejorar sus relaciones familiares y a desintoxicarse de "tanta comida que tiene colorantes, conservadores y saborizantes artificiales".

–¿Has dejado de ser católico por tus compromisos con la Iglesia de la Cienciología?

–¡Ni Dios lo mande! (risas). Yo sigo siendo católico. En Cienciología te piden que sigas con tus creencias. Ellos sólo te ayudan a descubrirte como ser espiritual y a explotar todas tus capacidades.

–¿Y has sido criticado por los católicos?

–Pues sí, pero hasta hay sacerdotes que están en la Cienciología. Además, nuestro querido Juan Pablo II ha dicho que apoya el ecumenismo.

–¿Crees que todos deberíamos purificarnos?

–Si todos los seres humanos practicaran la dianética la civilización estaría libre de demencia. No habría terroristas que destruyeran torres y colocaran bombas.

El pasado 4 de septiembre, Cienciología inauguró una exposición en un hotel de la Zona Rosa al cual asistieron Servando García, de la Dirección de Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación; Enrique Pazos, de la Dirección General de Prevención del Delito de la PGR, y Leonardo Fonseca, director de Participación Ciudadana de la SSP del DF.

Al preguntarle las razones de este respaldo institucional pese a los antecedentes judiciales, César Mascareña establece: "Puede ser por ignorancia. Muchos funcionarios pasan por la Subsecretaría de Asuntos Religiosos sin mucha idea del tema y es probable que, incluso, por buena voluntad acudan a estos eventos que simulan ser de libertad religiosa. La otra razón, más peligrosa, es que alguno de ellos sea miembro de la Iglesia o esté muy cercano a ella"

 

A través del alma

Suelen usarse como sinónimos, pero no lo son. Dianética (del griego dia=a través, y nous=alma) es un método elaborado por Ronald Hubbard para descubrir y eliminar los engramas (traumas o frustraciones) que impiden al ser humano desplegar todas sus capacidades físicas y mentales. El año de 1950 marca el surgimiento de esta terapia con la publicación de Dianética: la ciencia moderna de la salud mental. En 1954, la Dianética fue revestida de cuerpo doctrinario para darle carácter de religión. Así surge la Cienciología, filosofía que rescata algunos principios de religiones orientales y que pretende ayudar al hombre a descubrirse como ser espiritual. El propósito es "purificar" al individuo para hacerlo capaz de controlar sus emociones, librarlo de enfermedades, mejorar sus relaciones personales y hacerlo más productivo.

 

Pleito con la psiquiatría

Una de las principales batallas de la Cienciología ha sido librada contra la comunidad psiquiátrica y psicológica del mundo. Aunque el método de la "auditación" es comparado con el psicoanálisis, los cienciólogos desdeñan el trabajo realizado por clásicos como Sigmund Freud, Wilhelm Wundt e Iván Petrovich Pavlov, quienes, dicen, sólo realizaron "lavados de cerebro" sin llegar a los verdaderos traumas que impiden el desarrollo del individuo como ser espiritual.

"He revisado las obras en que citan a estos autores, pero en ninguna dan referencias bibliográficas exactas. Eso me hace sospechar que están descontextualizando las investigaciones para denigrar las investigaciones psicológicas y justificar sus propios métodos", afirma Josué Tinoco, especialista en psicología de la religión y catedrático de la UAM Iztapalapa.

Asimismo, una de las críticas más fuertes de los discípulos de Ronald Hubbard contra la psiquiatría es su tendencia al uso excesivo de medicamentos para tranquilizar a los pacientes, lo que, según ellos, genera "drogadictos legales". Al respecto, Tinoco apunta: "Ésa me parece una crítica loable, pero no es propiamente de los cienciólogos. Esos señalamientos ya habían sido planteados desde la década de los setenta por la propia comunidad psiquiátrica".

Estela Sánchez, investigadora del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre Religión (PIER), del Colegio Mexiquense, refiere que en la clínicas Narconon (centros de rehabilitación para drogadictos) los cienciólogos utilizan sustancias químicas en sus tratamientos. "Se sospecha que ellos administran drogas para combatir la drogadicción. La Iglesia argumenta que es un compuesto vitamínico, pero la verdad es que las autoridades de salud de EU no han tenido oportunidad de analizar la sustancia", dice.

 

Fuente: Milenio Diario
Fecha: Miércoles 18 de septiembre de 2002
Sección: Tendencias
Página: 37