Sectas Suicidas en México:
Entrevista del periodista Ricardo Rocha al Dr. Jorge Erdely

Los suicidios colectivos como "ritual" de algunas sectas religiosas se han incrementado desde 1978, año en que Jim Jones, líder de la secta Templo del Pueblo, indujo al suicidio colectivo a más de 600 personas en Guyana y asesinó a sus seguidores que no quisieron participar en ese acto.

Luego vendrán casos similares de otras sectas: el de La Puerta del Cielo, en Estados Unidos; La Orden del Templo Solar, en Europa; en Japón, Verdad Suprema; y los "davidianos" encabezados por David Koresh, en Waco, Texas. Recientemente en Uganda, cientos de personas también fueron víctimas de un movimiento religioso fanático-mesiánico.

El doctor Jorge Erdely Graham, advierte en su libro Suicidios colectivos, rituales del nuevo milenio, que estos casos se dan cada vez con más frecuencia y afectan a sectores más amplios de la sociedad, sin respetar clase social, nivel de educación, o ubicación geográfica.

En la obra establece, a través de un estudio multidisciplinario, que los suicidios colectivos se deben a tres factores: primero, un líder mesiánico que se declara divino y así es percibido por sus seguidores; segundo, una comunidad dispuesta a obedecer ciega e incondicionalmente a este líder religioso; tercero, el surgimiento de la violencia, detonada por el fanatismo religioso.

Erdely advierte que cuando los dos primeros factores están presentes en cualquier agrupación religiosa, no importa denominación o tendencia, se puede considerar una comunidad potencialmente suicida.

Sin embargo, esa violencia que se canaliza en forma autodestructiva, a veces se traduce en actos de terrorismo hacia el exterior. Este es el caso de Verdad Suprema, en Japón, cuyos miembros asesinaron a siete personas e intoxicaron a cinco mil usuarios del metro en Tokio con gas sarín.

No existen antecedentes históricos de suicidios colectivos religiosos como ritual. En estos casos la comunidad fabrica -la comunidad religiosa- un rito que es parte de sus creencias, que va a utilizar y en este caso es el suicidio, al que incluso se induce a los niños a participar. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la mitad de las personas es asesinada por no participar en el delirio colectivo.

Sectas peligrosas en México

De acuerdo con el doctor Jorge Erdely, en México comunidades concretas con líderes mesiánicos que son percibidos como divinos por sus seguidores y también comunidades dispuestas a obedecerlos en forma ciega y acrítica.

Nueva Jerusalén y La Luz del Mundo son sectas peligrosas: a través de técnicas de manipulación logran inhibir el juicio crítico y la razón de la gente, para inducirla a quitarse la vida, la de sus hijos, o a cometer actos de terrorismo.

Por ejemplo, la comunidad Nueva Jerusalén, en el estado de Michoacán, en donde el líder Papá Nabor es percibido prácticamente como una divinidad. Son nueve mil personas, es una comunidad cerrada, es un Estado dentro del Estado, hay guardias armados, tienen sus propias leyes, han cometido innumerables ilícitos desde hace 20 años, ese es un grupo potencialmente suicida.

El otro grupo es ampliamente conocido por la opinión pública y los medios de comunicación: La Luz del Mundo, en Guadalajara, Jalisco; donde el líder Samuel Joaquín Flores, acusado de violación de menores, es considerado una divinidad por sus fieles y tiene a su servicio al grupo Los Incondicionales, cuyos miembros han jurado un voto de obediencia y están dispuestos a todo.

Esta congregación ha construido una catedral, en la colonia Hermosa Provincia, de la capital jalisciense, con capacidad para doce mil personas. La Luz del Mundo no reñune los millones de miembros que suele decir, esto es sólo una maniobra política para el reclutamiento.

Erdely Graham asegura que ambas sectas han sido protegidas por sectores muy particulares del PRI, debido a que votan en forma corporativa por este partido. El investigador estima que tan solo La Luz del Mundo podría aportar unos 60 mil votos para que las autoridades sigan tolerando sus abusos.

Asegura que existen estudios de los perfiles de votación en estos sectores y el resultado es que el voto se compromete corporativamente a favor del PRI, con lo que los líderes de las sectas han podido protegerse. Sin embargo, advierte que estos individuos son un peligro para la sociedad.

La violación de derechos humanos es rampante al interior, tienen protección política, los líderes son mesiánicos, esos grupos pueden ser clasificados como potencialmente suicidas y podrían incurrir en un ritual del tipo de Uganda o de Jim Jones en cualquier momento.

En México, señala el investigador, hemos tenido dos casos muy pequeños de suicidios colectivos inducidos, uno en el estado de San Luis Potosí y el otro en Tijuana, Baja California, donde el llamado padre Mejía indujo a doce seguidores a quitarse la vida ingiriendo una bebida intoxicante. Aunque ambos casos están documentados, las autoridades se resisten a aceptarlos.

Erdely reitera que los líderes de estas sectas implican un peligro para la sociedad, ya que a través de técnicas psico-fisiológicas de manipulación logran inhibir el juicio crítico y la razón de la gente, para inducirla a quitarse la vida, la de sus hijos, o a cometer actos de terrorismo.


Entrevista publicada en el suplemento periodístico DETRÁS DE LA NOTICIA, que se distribuye los sábados a los suscriptores del Periódico EL UNIVERSAL. 10 DE JUNIO DE 2000.

El texto es una transcripción adaptada de la entrevista en cadena nacional, realizada por el periodista Ricardo Rocha al Dr. Jorge Erdely en Radio Acir. La misma fue televisada en vivo simultáneamente al interior de la República por T.V. Cable el 1 de junio de 2000.

El motivo de la entrevista fue la publicación del libro: "Suicidios Colectivos: Rituales del Nuevo de Milenio"