Niegan salesianos casos de pederastia

Juan Manzo acusado de pederastia en 1994, estuvo a cargo de la prelatura de Santiago Jocotepec en Oaxaca en 2008

Luis Hernández

Pese a que la congregación de los salesianos en México, se ha visto envuelta en casos de pederastia, el más conocido el del padre Juan Manzo Cárdenas, este hecho fue negado una vez más por la congregación que trabaja bajo el manto protector del santo patrono de la niñez y juventud mexicana, San Juan Bosco.

De acuerdo con el artículo publicado en el número 1329 de la revista PROCESO, basado en información del libro "Explotación de la Fe" del investigador y director académico del Instituto Cristiano de México (ICM), Jorge Erdely.

Lo más grave del asunto, es que este hecho fue solapado por un mexicano, Pascual Chávez Villanueva, Oriundo de Real de Catorce, San Luis Potosí, donde nació en 1947; hoy máximo rector de los salesianos y considerado como "Don Bosco vivo".
Aunque de manera extraoficial se habla de alrededor de 50 casos de pederastia cometidos por Juan Manzo, solo unos cuantos denunciaron el hecho, de acuerdo a lo narrado en el libro "Explotación de la Fe".

De acuerdo con la historia que narra Jorge Erdely en La explotación de la fe, fue el propio psicólogo del orfanato, Alejandro García Castro, quien primero acudió al DIAR a denunciar los abusos sexuales del sacerdote Juan Manzo Cárdenas, después de que los reclamos del especialista fueron ignorados por sus superiores salesianos, principalmente por el entonces provincial Pascual Chávez.

En 1994, el psicólogo descubrió que Manzo estaba abusando sexualmente de algunos internos de Ciudad del Niño Don Bosco, institución que, además de primaria y secundaria con internado, contaba con un albergue para huérfanos. En ese tiempo, proveía de comida y educación a 120 niños de escasos recursos, donde el implicado era el encargado del área de dormitorios.

De acuerdo con el libro el padre Manzo jamás fue cambiado del área de dormitorios y lavaba sus culpas rezando y haciendo ayunos. Hecho que lo hizo perder diez kilos de peso, pero el problema no se resolvió ya que los casos de abuso a niños iba en aumento.

No fue hasta que doña Delfina, madre de una de las víctimas, Carlos -un menor que estudiaba la secundaria-, se atrevió a denunciar penalmente los abusos, pues ya había notado en su hijo "los efectos de los repetidos abusos del sacerdote: depresiones, cambios de conducta inexplicables, sentimientos de ira, vergüenza, culpa y mucha confusión".

Ante los hechos en la Agencia 15 del Ministerio Público de la ciudad de León se abrió la averiguación previa 203/94 en contra del padre Juan Manzo, de esta forma el 24 de agosto de 1994 el inculpado reconoció su culpa, pero pese a sus declaraciones, jamás se libro orden de aprehensión laguna contra el sacerdote.

En cambio fue removido de la prelatura donde estaba y enviado a África, pasado un tiempo regreso al país y el padre Juan Manzo fue colocado en la ciudad fronteriza de Tijuana, donde atendió a niños pobres por parte de los salesianos.

En 2004 el reportero Brendan M. Case, corresponsal en México del Dallas Morning News, localizó al padre Juan Manzo en Oaxaca, en la prelatura de San Antonio Las Palmas municipio de Santiago Jocotepec, donde sus pobladores jamás fueron avisados sobre las "debilidades humanas" que tenía.

Durante la reciente visita de los salesianos a Tuxtepec con motivo de la llegada de las reliquias de San Juan Bosco, Miguel Agustín Aguilar Medina, salesiano inspector o provincial de los salesianos de nuestra señora de Guadalupe, de México sur, negó los hechos de pederastia del padre Juan Manzo.

Señaló que el caso de salesiano Juan Manzo estaba cerrado judicialmente, ya que nunca se le demostró nada, y que como institución eclesiástica no solapaban casos de pederastia, ya que en caso de darse cuenta de la presencia de este tipo de irregularidades intervendrían de manera inmediata.

"No hay solapamientos, así debe ser, así lo dice el evangelio, así lo dice el papa", precisó Aguilar Medina.

Dejo en claro que como párrocos seguían la línea del santo padre y lejos de querer hacerle daño a los niños y a los muchachos, como todo buen salesiano quieren el bien da cada joven.

"No estamos para nada solapando situaciones que no van por ahí, como la iglesia y con el papa se quiere claridad en eso, que no se dañe ningún muchacho con Jesús, finalizó el salesiano.

Actualmente la prelatura de los Mixes, en San Antonio las Palmas en Jocotepec está a cargo del padre Isidro Fabregas, pero se desconoce el paradero del párroco Juan Manzo y si este continúa sus servicios en el estado oaxaqueño.

En próximos días será festejado el cumpleaños de San Juan Bosco, donde 11 seminaristas harán sus votos, mientras que los casos de pederastia se encuentran archivados lejos de esclarecer los casos.

 

Buen Día. Tuxtepec
15 de agosto de 2010